martes, 21 mayo 2024

Economía y ecología en crisis: Lanzarote frente a la expansión de la cochinilla mexicana

Foto de Guatiza. Elpejeverde.com

Calleja

En el año 2010, una especie de cochinilla desconocida hasta entonces hizo su aparición en La Palma. Tras avanzar hacia Tenerife, esta plaga cruzó el archipiélago canario hasta llegar a Lanzarote en 2020 y posteriormente a Gran Canaria en 2023. Originaria de México, la cochinilla basta del carmín, conocida científicamente como Dactylopius opuntiae, ha llegado para quedarse, obligando al Gobierno de Canarias a tomar medidas drásticas.

Este pernicioso insecto se adhiere a la tunera, un tipo de cactus muy común en las islas, causándole graves daños. La infestación resulta en clorosis, un proceso donde la planta pierde clorofila, y necrosis, que termina matando los tejidos vegetales. El resultado es una planta debilitada que eventualmente cae y muere.

Mientras Lanzarote ya albergaba una especie de cochinilla, la Dactylopius coccus, protegida bajo la Denominación de Origen Protegida (DOP) y comercializada por su extracto de ácido carmínico, la llegada de la nueva especie amenaza con desplazarla completamente. Hace apenas unos años, cerca de 200 hectáreas estaban dedicadas al cultivo de la cochinilla local. Hoy, esa cifra se ha reducido drásticamente a unas 10 hectáreas con apenas 50 agricultores en activo.

 

En un mercado ya desafiante, donde la competencia internacional de países como Perú y Chile ha hecho caer los precios, los agricultores de Lanzarote enfrentan un futuro incierto. La falta de interés entre los jóvenes por adoptar la agricultura como medio de vida solo complica más la situación.

Los biólogos recalcan la importancia de la tunera y su parásito para la economía local y piden apoyo para proyectos que ayuden a recuperar y mantener este icónico paisaje canario. Se está en una carrera contra el tiempo para preservar esta parte de la herencia canaria.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses