jueves, 22 febrero 2024

El gobierno de Corujo y su legado de desidia en la gestión del agua

S.Calleja

Lanzarote, 10 de septiembre de 2023 - Hoy nos encontramos con el panorama de un Cabildo que ha perdido las competencias del Consejo Insular de Aguas, un órgano fundamental para la gestión de recursos hídricos de la isla. ¿La Razón? La falta de diligencia y compromiso del anterior gobierno liderado por la socialista Dolores Corujo Berriel. Un fiasco que ha dejado atadas de manos a las nuevas autoridades del Cabildo, ahora bajo la administración de CC y PP.

Oswaldo Betancort, el actual presidente del Cabildo de Lanzarote y diputado autonómico, ha expresado su profunda preocupación y sorpresa ante el asunto que se incluye en el pleno del Parlamento de Canarias los días 12 y 13 de este mes. Y tiene todo el derecho de estar preocupado.

Esta no es una situación que se pueda atribuir a la casualidad o al destino. Es el resultado directo de la inacción y la apatía del gobierno anterior. Cuando el 27 de marzo de este año, el escrito de la Dirección General de Ordenación del Territorio y Aguas llegó al Cabildo, concediendo 10 días hábiles para presentar alegaciones, hubo silencio. Ni el Cabildo ni el Consejo Insular de Aguas respondieron, lo cual culminó con la subrogación de competencias por parte del Gobierno de Canarias el pasado 25 de mayo.

Según Betancort, "el grupo de Gobierno anterior no se entendía ni con su propio partido", que ya es decir mucho. Y no solo eso, este incumplimiento ha llevado a la Comisión Europea a abrir un expediente de infracción a España. Lo que estaba en juego no era una cuestión menor; se trataron del Plan Hidrológico Insular y del Plan Especial de Gestión de Inundación para el periodo 2021-2027. Una cuestión que involucra la seguridad, la ecología y la calidad de vida de todos los habitantes de Lanzarote.

No hay forma de edulcorar esto. Las ramificaciones de esta falta de responsabilidad se extienden más allá de los titulares momentáneos y los discursos políticos. Estamos hablando de la gestión de un recurso tan vital como el agua en una isla donde este bien es particularmente precioso.

Quizás lo más triste es que, en palabras de Betancort, el Cabildo ha perdido "sin posibilidad de recuperar dichas competencias". ¿Fue la desidia del antiguo gobierno un simple error o el reflejo de una forma de hacer política? Sea lo que sea, los residentes de Lanzarote merecen más. Y el nuevo gobierno del Cabildo tiene ahora el gran desafío de navegar estas aguas turbulentas, un reto que podría no haber tenido que enfrentar si no fuera por la apatía de sus predecesores.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses