lunes, 22 julio 2024

La gestión del agua en Lanzarote: Una crisis que clama soluciones

Imagen escape de agua en Mala este fin de semana

S. Calleja

El problema de la gestión del agua en Lanzarote lleva años bajo la lupa pública, pero sigue sin resolverse. Los vecinos de la isla, especialmente en los pueblos más pequeños, sufren la falta de agua debido a diversos problemas en la infraestructura y la gestión. ¿Quienes son los responsables? Ni el Consorcio del Agua ni Canal Gestión han podido dar una respuesta clara y efectiva a este problema crónico. A medida que la crisis se agrava, las voces de los afectados se hacen más fuertes, pero siguen sin ser escuchadas.

Un ejemplo revelador

En el caso de la calle Nuestra Señora de las Mercedes en Mala, la moradora se enfrenta a una escasez de agua a pesar de contar con un aljibe y un tanque. Ambos, en un estado de deterioro que deja en evidencia que la falta de agua en la tubería es un grave `problema y  saca  a luz el elaparente desinterés por parte de las autoridades. Su caso no está aislado. Durante el verano, especialmente, son muchos los vecinos que "gritan en silencio" por una solución a un problema que debería ser inexistente en pleno siglo XXI.

Falta de inversión y visión de largo plazo

El problema de la gestión del agua en Lanzarote no es nuevo. Durante años, las autoridades han abordado este asunto con medidas paliativas en lugar de soluciones estructurales. La falta de inversión en infraestructuras de calidad y de una visión estratégica a largo plazo son las verdaderas causas de esta crisis.

La injusticia social

Es inadmisible que la falta de agua afecte en particular a las clases más desfavorecidas, planteando una clara cuestión de injusticia social. En una época en que la tecnología avanza a pasos agigantados, es absolutamente imperdonable que todavía existan hogares donde el acceso al agua sea un lujo en lugar de un derecho básico.

¿Quiénes son los responsables?

Aunque el problema es complejo y tiene múltiples aristas, no se puede eludir la responsabilidad de los entes que han sido constituidos para garantizar el suministro y la gestión del agua en la isla. Ni el Consorcio del Agua ni Canal Gestión han mostrado la eficacia necesaria para abordar este problema con la seriedad que se merece.

 

Los vecinos de Lanzarote llevan años sufriendo un problema que debería haber sido solucionado hace mucho tiempo. Es hora de que las autoridades, tanto locales como nacionales (Congreso y Senado), tomen cartas en el asunto y ofrezcan soluciones sostenibles a una crisis que, por negligencia y desinterés, se ha perpetuado hasta el día de hoy.

La gestión del agua en Lanzarote no solo es un problema técnico, sino también ético y social. Merece ser abordado con la urgencia, el compromiso y la justicia que la comunidad exige.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses