domingo, 23 junio 2024

¿Defensa o Autoprotección? Dolores Corujo Berriel evita el debate público y confronta a los medios

Sergio C

 

La presidenta Dolores Corujo Berriel, líder del PSOE en Lanzarote, está demostrando un comportamiento que parece revelar un cierto nerviosismo. Su reciente decisión de evitar debates fuera de su entorno mediático ha sorprendido a muchos y ha sido vista como un intento de protegerse de las críticas y los desafíos. Además, su decisión de tomar acciones legales contra Lancelot Medios, una empresa independiente de comunicación, solo aumenta la percepción de que está intentando controlar el discurso público de una manera que no es congruente con los ideales democráticos.

En democracia, es importante para los líderes políticos debatir abierta y francamente, enfrentándose a sus rivales en plataformas neutrales y respetando el papel crucial de los medios en la supervisión y la crítica del poder político. Rechazar los debates y, en cambio, solo enfrentarse a sus oponentes en su plataforma de comunicación preferida, es un intento de controlar el discurso y evitar críticas.

Además, la decisión de Corujo de tomar medidas legales contra un medio de comunicación sugiere que está intentando silenciar a aquellos que puedan cuestionar o criticar sus acciones. Esto es preocupante en una sociedad democrática, donde los medios de comunicación deben tener la libertad de examinar y cuestionar a los líderes políticos sin temor a represalias legales.

El principal rival de Corujo, Oswaldo Betancor de Coalición Canaria (CC), puede capitalizar este comportamiento, mostrándose como un líder dispuesto a aceptar el escrutinio de los medios de comunicación. Aunque no es seguro que estos comportamientos tengan un impacto significativo en los electorales, seguramente parece que Corujo puede estar preocupado por su posición.

La estrategia de Corujo es arriesgada y puede resultar contraproducente. En lugar de proteger sus pretenciones, puede estar dañando su imagen pública y, potencialmente, su capacidad para retener el cargo de presidenta. Una democracia saludable se basa en un debate abierto y una prensa libre, y los líderes que parecen alejarse de estos principios pueden enfrentarse a una reacción negativa de los electores.

Independientemente de cómo se desarrollen las elecciones, es fundamental que Corujo y todos los políticos respeten los fundamentos de la democracia: la libre expresión, el debate abierto y la libertad de prensa. Solo así podremos garantizar que nuestros líderes políticos sean responsables ante el interés público y actúen en el mejor de los ciudadanos a quienes sirven.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses