jueves, 18 abril 2024

Inauguro oficialmente el Islote de la Fermina

A partir de este lunes 30 de enero todos los ciudadanos de Lanzarote podrán acceder de forma libre y gratuita al Islote de Fermina, un espacio singular y privilegiado de la marina de Arrecife ideado por César Manrique, que ha estado durante más de dos décadas sumido en la desidia, la dejadez y las luchas y envidias de la clase política insular.

 

El Islote de Fermina, cuya inauguración oficial tuvo lugar este sábado por la tarde, con la presencia de algunas de las principales autoridades insulares, civiles y militares, dispondrá inicialmente tan sólo del servicio de una cafetería con una terraza de más de cien metros que estará abierta de 10.00 a 17.00 horas todos los días de la semana.

El espacio, ideado en los años setenta del pasado siglo por Manrique, tiene además un mirador, una piscina que no está disponible todavía para su uso, un solárium, salas polivalentes, accesos para el baño en el mar y zona de aseos.

 

Las instalaciones del Islote de Fermina serán gestionadas por los Centros Turísticos en base al convenio firmado entre el Cabildo de Lanzarote y el Ayuntamiento de Arrecife, institución esta última que tiene la concesión administrativa del espacio.

 

El Islote de Fermina “en un próximo futuro acogerá un Centro de deportes náuticos y una sala de exposiciones y actividades culturales, además del Observatorio del Cambio Climático de la ONU”, según señala una nota de prensa de la corporación insular.

 

La presidenta del Cabildo, Dolores Corujo, dijo ayer en el acto oficial de inauguración que la apertura de este espacio es “una muestra de que se consiguen buenos resultados para el interés general cuando hay entendimiento entre las administraciones”. Por su parte, la primera edil de Arrecife, Astrid Pérez, señaló también en su discurso que "devolver a la capital este espacio que permitirá el ocio náutico ligado a la sostenibilidad del mar, la innovación tecnológica y el talento, pero que también servirá como un importante vehículo de dinamización social y comercial, era uno de mis objetivos como Alcaldesa".

 

La presidenta también tuvo un agradecimiento para los y las trabajadores de los Centros Turísticos "que gestionarán este espacio con la experiencia y el conocimiento acumulados tras más de medio siglo cuidando de la obra de César Manrique".

 

 La música del cuarteto de viento "Atlántico" sirvió para dar la bienvenida a los asistentes al acto que culminó con la actuación del grupo del Centro Internacional de Danza de Tenerife y un cóctel amenizado por Nandi Paredes.

 

Más de dos décadas de retraso

 

La historia en torno a la puesta en funcionamiento del Islote de Fermina como un espacio abierto al público y como centro de innovación, de estudios náuticos y polo de atracción turística, es la crónica de la desidia política más absoluta.

 

En los diferentes proyectos que se han ideado para este espacio se han dejado por el camino varios millones de euros y años con el Islote cerrado al público y sumido en el deterioro de la zona para vergüenza de todos los lanzaroteños.

 

La idea inicial de César Manrique para el Islote de Fermina, del Quebrado o del Amor, como se le ha nombrado en diferentes etapas, contempló el lugar como una especie de Lago Martiánez de Tenerife a una escala menor. Había una piscina, un solárium, un embarcadero y la cafetería.

 

El espacio, un pedazo de tierra en una situación privilegiada frente al mar y al Arrecife Gran Hotel, se abandonó por diferentes circunstancias relacionadas con la burocracia administrativa y política, y no fue hasta el año 2.000 cuando el entonces consejero de Turismo, Juan Carlos Becerra Robayna, saca a concurso de ideas el proyecto para el Islote que ganó el proyecto “Mareas”, del arquitecto de Lanzarote, Carlos Morales.

 

Las obras del proyecto “Mareas”, que desechaba la piscina y creaba una plaza central con locales de ocio y para el deporte de la vela, no se llegó a adjudicar, y durante años lo único que se hizo en la zona fue derribar el acceso al Islote para construir el actual puente de madera.

 

Con el cambio de gobierno en Canarias llegó otro consejero a la cartera de Turismo regional, Manuel Fajardo Feo, también lanzaroteño, que desechó el proyecto de Morales para recuperar el de César Manrique dado que había problemas con el Plan General de Ordenación Urbana de Arrecife y con la concesión administrativa al Ayuntamiento.

 

En 2006 se destina 1,2 millones de euros para la ejecución de lo programado inicialmente en el proyecto de Manrique, las obras finalmente acaban en 2008, estando entonces como consejera de Turismo otra lanzaroteña, Rita Martín, y con un gasto duplicado del inicialmente previsto.

 

Los problemas continuaban porque se acabó el plazo de la concesión administrativa de Puertos de Las Palmas en 2009, una concesión que también caducó en 2019 y tuvo que ser renovada por la actual alcaldesa Astrid Pérez.

 

Durante esa década el espacio se fue deteriorando cada vez más sin que nadie pudiese abrir las instalaciones y sin que los gobiernos insular y local se pusiesen de acuerdo en qué instalaciones debía contemplar el Islote.

 

En 2019 el Cabildo Insular presidido por Pedro San Ginés, con Echedey Eugenio como consejero de los Centros Turísticos y con Eva de Anta como alcaldesa de Arrecife consensuan un nuevo proyecto con Estación Náutica, Observatorio Costero de Cambio Climático y Centro de Innovación Tecnológica y Turística.

 

Desde Coalición Canaria se quejan de que ese proyecto, que costó 1,6 millones de euros, también haya quedado en el olvido y que el Islote de la Fermina sea hoy en día tan sólo un espacio idílico, eso sí, con una cafetería.

 

El actual consejero de los Centros Turísticos, Benjamín Perdomo, ha reconocido en declaraciones a Lancelot TV que las pérdidas estimadas por la gestión del Islote se calculan entre 400.000 y 600.000 euros anuales. Es el coste que de momento habrá que asumir por la apertura del espacio a todos los ciudadanos de a isla.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses