jueves, 03 diciembre 2020

Tocar madera

 

No será por Manolos famosos. Los del “amigos para siempre” de Barcelona 92; el del carro me lo robaron, con apellido Escobar; o el malogrado Manolo Tena, del que canturreo con demasiada frecuencia su éxito “con la escalera y el trece, mejor no tientes a la suerte. Si alguien viste de amarillo… tocar madera.”

 

Me viene a la memoria cuando algo se tuerce, cuando algo sale mal. Tocar madera nos dice, y de no haberla, a darse toques en la cabeza, que nunca se sabe lo “amueblada” que puede estar.

 

Tal es su efecto positivo, que recomiendo al Gobierno de Teguise que recurra a ella, antes de anunciar una nueva obra, servicio o promesa. Seguro que ayuda a que las cosas cambien y la fortuna sonría.

 

Antes de anunciar un nuevo contrato para la mejora de los jardines del Municipio, tocar madera; si quieren rehabilitar tras un lustro y varios intentos el Paseo de Las Cucharas, tocar madera; o si del Teleclub de La Graciosa se trata, después de años de espera, sí, tocar madera, tananá tananá.

Porque lo de rezar, mejor dejarlo para cuestiones más personales, por respeto y hacerle un favor a la divinidad, por mucho que suene la campana de la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.

Quién sabe si recordando a Tena, no hubieran evitado, por ejemplo, el último contratiempo en la rehabilitación de la morada de los piratas en el Castillo de Santa Bárbara, allá en el volcán de Guanapay. Unas obras suspendidas desde hace ocho meses.

Mira que mostramos nuestra preocupación como principal partido de la oposición en Teguise, en un tono razonable, sin alarmismos, pero conscientes de que son más de 600.000 euros los que financia el Ministerio de Fomento con cargo al Programa 1,5 % cultural.

Mira que cuando se reactive el turismo necesitamos que estén abiertas las puertas de uno de los principales atractivos de la Real e ilustrísima señorial Villa de Teguise, como siempre me recuerda un apasionado de nuestro patrimonio histórico y Municipio.

Y por todo ello preguntamos en pleno hace meses. Y como ocho meses de suspensión de las obras son muchos, más aún con los precedentes a los que nos tiene acostumbrado el actual gobierno de Teguise, una comparecencia instamos, de la que una nueva estrofa surgió para el tema de Tena: “Hay una diferencia en el mortero, parece que están subsanadas. Estamos esperando a que llegue ese mortero, que llega en estos días”.

Pues de momento nada de nada, y ya vamos por ocho meses de parálisis, las obras sin arrancar, el andamiaje a la intemperie y la mala suerte que continúa en Teguise con las obras, servicios o promesas varias.

Mientras tanto, vuelve a sonar una vez más en Teguise “si se cruza un gato negro… si pasas bajo la escalera…Tocar madera…”, ¿o tocar mortero era?

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses