martes, 21 mayo 2024

Desde el silencio al 'Parar Ya': el PSOE y la FCM coinciden en la manifestación(20A) por el Futuro de Canarias

S.Calleja

En un contexto de creciente preocupación por el desarrollo sostenible de Lanzarote y las Islas Canarias, la Fundación César Manrique (FCM) ha emergido recientemente como un actor vocal en el debate público, especialmente notable por su respaldo a la manifestación del 20 de abril bajo el lema ‘Canarias tiene un límite’. Este movimiento marca un cambio significativo en la postura pública de la FCM, especialmente considerando su histórica discreción durante los largos años de gobierno del PSOE tanto en el Gobierno de Canarias como en el Cabildo de Lanzarote.

La FCM, refugiada en su bastión de Tahiche, ha sido criticada por su aceptación, que algunos consideran servil, de políticas que ahora cuestiona abiertamente. La transformación de su discurso público puede interpretarse como una reacción tardía a la pérdida de influencia política de sus tradicionales aliados en las esferas de poder regional e insular. Este cambio de actitud ha generado escepticismo entre observadores y ciudadanos, quienes cuestionan la autenticidad y la oportunidad de su renovado activismo.

La entidad, presidida por José Juan Ramírez,  apela a la urgencia de enfrentar las "razones y sinrazones" que comprometen la calidad de vida en Lanzarote, desde la sobreexplotación turística hasta el impacto ambiental de un desarrollo no regulado. Su mensaje resuena con la frustración ciudadana ante la saturación de servicios, el deterioro del patrimonio natural y cultural, y una economía que parece favorecer el crecimiento descontrolado por encima del bienestar colectivo.

La publicación de su 'Manifiesto por la sostenibilidad de Lanzarote' hace 26 años, y su permanente exhibición en la sede de la Fundación, refleja una coherencia en su discurso a favor de la sostenibilidad. Sin embargo, la efectividad de sus acciones y su influencia en la política de desarrollo sostenible de la isla han sido cuestionadas, especialmente a la luz de su reciente y más visible activismo.

La FCM insta a la adopción de políticas alternativas que respeten una relación sostenible entre la comunidad y su entorno, enfatizando la necesidad de un marco jurídico que proteja el derecho de la comunidad a regular las prácticas productivas. Este mensaje, aunque noble en su objetivo, enfrenta el desafío de traducirse en acciones concretas y políticas efectivas que logren un equilibrio justo entre desarrollo y sostenibilidad.

El despertar de la FCM a una postura más combativa plantea preguntas importantes sobre el momento y la motivación detrás de su renovado activismo. ¿Es este cambio una respuesta genuina a una crisis inminente, o una maniobra para recuperar relevancia en un escenario político cambiante? Independientemente de la respuesta, lo cierto es que la sostenibilidad de Lanzarote y Canarias es un tema que no admite demoras ni cálculos políticos. La FCM engaña a muy pocos si pretende camuflarse mientras los suyos lideran y salir de la cueva en cuanto pintan poco y mostrarse de manera grotesca en cuanto la derecha gobierna. Una pena no ser siempre como es uno, aunque la izquierda lidere.

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses