jueves, 18 abril 2024

Xenofobia acusada, xenofobia practicada: El giro de Marcial Martín bajo la lupa

S. Calleja

En el torbellino político que caracteriza a la sociedad actual, la coherencia se convierte en una moneda al alza, escasa y valiosa. La  crítica de hoy miércoles  del PSOE de Lanzarote hacia la concentración en "El Polvorín" de Güime, calificándola de "espectáculo esperpéntico y xenófobo", nos sumerge en un debate donde las acusaciones de xenofobia y demagogia se entrelazan con los recuerdos de decisiones pasadas que parecen contradecir las posturas actuales.

La concentración, a la que asistieron miembros de Coalición Canaria, Partido Popular y Vox, fue en contra de la creación de recursos asistenciales para la atención humanitaria y de emergencia. En respuesta, el PSOE ha desplegado una crítica férrea, acusando a estos partidos de incitar al odio con fines electoralistas. Sin embargo, desde Coalición Canaria se ha recordado un episodio que parece desdibujar las líneas entre el acusador y el acusado: hace años, durante una crisis migratoria similar, Marcial Martín, entonces alcalde socialista de San Bartolomé y ahora presidente honorífico del PSOE en Lanzarote, se opuso a la ubicación de un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en el municipio.

Este recuerdo no solo pone en tela de juicio la consistencia de las críticas actuales del PSOE, sino que también invita a dudar sobre la seriedad de las posturas políticas frente a la migración, un tema que despierta pasiones y controversias. La acusación de xenofobia, cuando se lanza desde un pedestal de acciones pasadas que espejan la conducta condenada, pierde fuerza y credibilidad.

La situación de Marcial Martín ilustra un dilema ético y político: ¿Es posible mantener una postura inmutable a lo largo del tiempo ante realidades cambiantes? ¿O es la política un escenario donde las posturas deben adaptarse a las circunstancias, aun a riesgo de caer en contradicciones?

Este debate nos hace cuestionar no solo la integridad de las posturas políticas sino también la nuestra propia como sociedad. ¿Estamos dispuestos a evaluar las acciones y las políticas más allá de las etiquetas y las acusaciones? La respuesta a esta pregunta define no solo la calidad de nuestro debate público sino también la de nuestras soluciones a los desafíos que enfrentamos.

 

Bingo sites http://gbetting.co.uk/bingo with sign up bonuses