Disa Maneje

Verdad, honestidad y humildad: la nueva política llamando a las puertas del Cabildo

 

Dos caminos se abren y se dibujan en el horizonte en la vida política de Lanzarote:

Uno abandera la verdad, la honestidad y la humildad y el otro que se refleja se centra, y así lo hemos vivido los últimos cuatro años en el Cabildo, en un campo de batalla permanente donde la normalidad la marcan los desprecios mutuos.

Con la verdad, la humildad y la honestidad nos dirigimos a las instituciones públicas para resolver las necesidades urgentes de la ciudadanía que vive en la isla. Carencias que tienen que ver con la vivienda, la sanidad, la educación, la dependencia, los servicios sociales, y así hasta una larga lista  de faltas, que incluye lo más inimaginable hasta las mundanas consecuencias de la lluvia en Arrecife, con el automático desbordamiento de las aguas fecales que fluyen por las alcantarillas.

Deseamos introducirnos en las instituciones con las máximas ganas de trabajar fundamentadas en la verdad, la honestidad y la humildad. Con estas premisas, que no me canso de repetir, abordaremos las urgentes necesidades que posee Lanzarote. Pero también para ello es primordial poner en marcha todos los mecanismos necesarios para avanzar hacia un cambio de modelo realmente sostenible y responsable, centrado en los grandes problemas ambientales que tenemos (porque los hemos creado). Estas cuestiones son las que afectan a la energía, al agua, al transporte, a los residuos sólidos y líquidos, pero también a la necesaria recuperación de los espacios agrícolas, para minimizar la dependencia extrema que tenemos de los alimentos del exterior. Tenemos que producir y comer alimentos sanos y sostenibles cultivados y criados en nuestra tierra y capturados en nuestro mar, y ofrecer a las más de tres millones de personas que nos visitan los mismos alimentos que nos diferencian del resto del planeta. Recuperar los cereales y legumbres que hace décadas exportaba Lanzarote, al igual que las sandías, melones, batatas y demás productos muy adaptados a la sequía insular. Con ello también luchamos contra el cambio climático que ya experimentamos.

En nuestra opción de gobierno la ciudadanía de La Graciosa y de Lanzarote tendrá las puertas abiertas del Cabildo, abiertas de verdad y en todos los sentidos, para presentar sus necesidades más urgentes, y hasta fiscalizar la gestión que se desarrolle y el resultado de las soluciones propuestas.


Todo eso se debe acometer con el máximo respeto a la diversidad ciudadana y política de la isla, ya que el debate tiene que abordar las diferentes visiones para resolver las urgencias y poner en marcha el cambio de modelo socioeconómico de La Graciosa y de Lanzarote y los islotes. Pondré en marcha la máxima ‘Respeto y Consenso en el Trabajo’, sin pensar que estamos en posesión de alguna verdad, sino asumiendo que siempre existen miradas distintas a cuestiones similares e incluso idénticas. Con la mirada puesta en las necesidades y con el objetivo único de atender a las graves urgencias que tiene la ciudadanía de la isla, gestionaremos el Cabildo Insular. Existe una interminable lista de urgencias y necesidades que afectan a todos los ámbitos posibles, por lo que urge empezar y trabajar sin descanso.

 
La práctica de culpabilizar a otras personas y partidos no conduce a resolver las urgencias ni abren vías para un cambio de modelo socioeconómico hacia la sostenibilidad y la responsabilidad que las islas e islotes de Lanzarote tienen con La Tierra, único lugar en el que, por ahora, podemos vivir. Por eso es importante comenzar ya, evitar que el Cabildo esté otros cuatro años centrado en la gestión del empresariado más contaminador y abusador de la isla. Es posible la búsqueda de soluciones desde la verdad, la humildad y la honestidad, con el firme convencimiento de nuestra capacidad de trabajo y de confluencia. Con ello y con la participación de todas las personas y partidos de izquierda interesados, saldremos hacia adelante.

 
En estos momentos del proceso de primarias, hago un llamamiento a las personas inscritas en Podemos a participar, para que expresen su generosidad de apostar por un modelo en términos políticos y para que asuman de manera inmediata el trabajo que permite dar soluciones urgentes a las necesidades insulares.

Tienen en sus manos la posibilidad de ser personas respetuosas con la voluntad de más de 10.000 votantes que en las elecciones del 2015 optaron por ejercer una fuerza política del cambio. Si seguimos fraccionadas no somos nada, y si nos juntamos respetamos la voluntad de la mayoría que quiere un cambio político real y encaminado exclusivamente a atender esas dos vías que he trazado: resolver de manera inmediata las urgencias ciudadanas y abrir el camino del cambio de modelo socioeconómico de la isla hacia la sostenibilidad social y la responsabilidad ambiental.

 
En las decisiones que tomemos los próximos días se abrirá un ciclo político ilusionante y retador, o frenaremos ese cambio y optaremos por las viejas opciones que no se centran en la verdadera finalidad que tienen las instituciones públicas.

 
Les animo a mostrar la capacidad de abrir un tiempo de alegrías y sonrisas ciudadanas en los próximos años, y para ello es necesario que antes del domingo 25 participen y apoyen la candidatura de Juntas Más Fuertes que lidero al Cabildo de Lanzarote.

 

Muchas, muchas gracias.