Disa Maneje

Por un nuevo tiempo

 

Señora Presidenta, consejeros, consejeras, público asistente, conciudadanos en general, buenas tardes.

 

Les confesaré que ejercer de portavoz en un día como hoy, además de un honor, es una responsabilidad mayúscula por varias razones.

Por representar a los 13.781 ciudadanos, y cada voto cuenta, que dieron su apoyo al Partido socialista obrero español, por hablar en nombre de los 9 consejeros, cuatro más que en el anterior mandato que formamos este grupo político y por hacerlo además, el día en el que damos la bienvenida a una nueva presidenta, a un nuevo tiempo político en la isla de Lanzarote.

Me siento agradecido Presidenta, compañeros de grupo Ariagona, Andrés, Isabel, Alberto, Rosa, Hugo y Carmen por la confianza depositada. Me permitirán que empiece felicitando en primer lugar a los consejeros salientes, por el trabajo realizado, y a cada uno de los 23 consejeros que formamos esta Corporación.

No tengo dudas de que todos queremos por igual a esta isla y venimos con las mejores intenciones, con independencia de las siglas por las que concurrimos a las elecciones.

23 consejeros en un plenario que ha cambiado. Donde había 8 fuerzas políticas hoy hay 4, de los 23 consejeros sólo 6 repetimos en este mandato, y además, en una sesión plenaria donde proclamamos a una nueva Presidenta.

Muchos cambios para un nuevo tiempo, para una nueva corporación que debe afrontar los retos y oportunidades pendientes.

Miremos con optimismo el futuro, pues aún siendo cierto lo que nuestro ilustre Delegado del Gobierno, Agustín Torres escribiera “es costumbre muy habitual entre los habitantes de esta isla, el que en todas las reuniones se termine hablando de lo bueno que fue el pasado”, más cierto es aún que lo mejor está por llegar en Lanzarote y La Graciosa, a la vista del talento y recursos que afortunadamente tenemos.

 

Y hablando de retos y oportunidades, Presidenta, consejeros. El éxito de este mandato, de esta Corporación y de la isla dependerá en gran medida de que seamos capaces de:

1) Iniciar un proceso de regeneración política, en el que el respeto al adversario y a la propia Institución esté muy presente.

Respeto a las diferentes ideas que cada uno pueda tener sobre lo mejor para la isla, pero también al Cabildo como Institución, sea a cada uno de los 23 consejeros, sea a los trabajadores, pilar esencial sin los cuales casi nada es posible.

Pongamos en valor el papel de una entidad que en lo económico, social y político debe ser líder, pero también en transparencia, participación y debate democrático. Debate que no puede convertirse en un ruido insoportable que impida escucharnos. Evitemos la crispación innecesaria que aleja a muchas personas de la política y de la vida institucional.

Llamo en este punto a una reflexión compartida y sé que por su talante, Presidenta, será posible lograrlo. 

 

Como segundo gran reto, consejeros:  

2. Situar a las personas en el centro de nuestra acción política:

Es irrenunciable aspirar a que el Cabildo sea cada vez más social, más solidario con lo que más lo necesitan.

Allá donde haya un vecino pasándolo mal, y podemos ser cualquiera, debe el Cabildo actuar. Nadie puede quedarse atrás en una isla tan cargada de oportunidades como Lanzarote.

En esto, Cabildo y Ayuntamientos hemos de ir de la mano, aportando recursos, mejorando nuestra coordinación y apostando porque ante la precariedad, las dificultades de nuestra gente, no caben barreras administrativas sino trabajo compartido.

Si el territorio es importante quiénes habitan sobre él mucho más.

 

Como tercer reto:

3) La actualización de los instrumentos de Ordenación, La aprobación del nuevo Plan Insular, el Plan de La Geria o el Prug de Chinijos son asuntos pendientes desde hace demasiado que debemos verlos como objetivos irrenunciables y como un punto de salida, no de llegada.

Punto de salida porque también será necesario potenciar la oficina del plan insular, ampliar el número de vigilantes de nuestro territorio, abordar el debate sobre la ejecución de las sentencias dictadas en defensa de nuestro modelo territorial, etc., objetivos todos ellos que deben, si me lo permiten, superar unas u otras siglas.

Sé que liderará el gran acuerdo por el Territorio que necesitamos.

Un acuerdo más allá del propio grupo de Gobierno.

PP y PSOE, PSOE y PP, con 13 consejeros somos el gobierno, pero debemos ser conscientes que en esta materia tanto la oposición como las fuerzas sociales y empresariales han de coprotagonizar el acuerdo sobre el planeamiento que devuelva a esta isla el liderazgo que tuvimos.

Estoy seguro, Presidenta, Jacobo, pero también líderes de la oposición que tendremos altura de miras y generosidad para que este salón de plenos albergue el debate y votación de las normas que marcarán el futuro territorial de la isla de Lanzarote y sus espacios naturales.

Pasar de las llamadas al acuerdo a la aprobación de lo mucho pendiente será un éxito colectivo, un éxito de todos.

Y lo mantenemos pese a las dificultades y desencuentros pasados. Debemos hacerlo posible, pues el buen planeamiento genera oportunidades a los habitantes de nuestra isla.

 

Oportunidades como:

a) Iniciar un proceso de reconversión de nuestra industria turística para hacerla más competitiva y justa, pues no hay turismo de calidad sin condiciones laborales de calidad.

b) Apoyar la diversificación económica mediante el desarrollo del sector primario y las energías renovables, afrontado el desafío del cambio climático.

c) O impulsar una visión insular de Lanzarote desde la solidaridad interterritorial que ayude a mejorar las condiciones de vida de nuestros ciudadanos.

Oportunidades que no podemos desaprovechar y que el nuevo planeamiento debe ayudarnos a alcanzar.

 

Pero hay más retos, como:

4. Apostar por un plan de capitalidad para Arrecife: porque mejorar el Puerto debe ser una prioridad tanto del gobierno municipal, donde estoy seguro que habrán buenas noticias, como del resto de Administraciones, de todas.

Se trata de sumar esfuerzos, planificación y gestión, porque hablar de Arrecife es hablar de Lanzarote y viceversa, y a la isla le vendrá muy bien que su capital esté en la agenda política de forma decidida y continuada.

Estos son algunos de los retos para estos cuatro años que nos esperan, junto con mejorar el grado de ejecución presupuestaria, las infraestructuras educativas, sanitarias, sociales o viarias; el conflicto de La Cueva o el cuidado de nuestro paisaje.

Para ello, además de ganas y compromiso, es necesario estabilidad institucional.

Compañeros del Partido Popular, compañeros del grupo de gobierno, Presidenta, tenemos una oportunidad no sólo de alcanzar los retos señalados, sino de demostrar a la opinión pública que partidos diferentes en lo ideológico, somos capaces de acordar un programa de gobierno por cuatro años y llevarlo a cabo.

No tengo dudas que seremos un gobierno sólido y firme, pues nos unirá un fin común: Lanzarote.

Huyamos de confrontaciones innecesarias, que nada suma y resta credibilidad a lo público, más aún cuando queda tanto por hacer desde el Gobierno, pero también desde la oposición.

Porque en una Democracia el gobierno y la oposición son igualmente necesarios.

Le pedimos a quienes tienen el deber de fiscalizar al Gobierno que lo hagan, pero que den una oportunidad también a los acuerdos y las propuestas.

Y para terminar, me permitirán dedicarle unas palabras a nuestra compañera, Secretaria General y nueva Presidenta.

Maria Dolores Corujo Berriel, los ciudadanos de Lanzarote y La Graciosa han decidido que lideres esta Institución los próximos cuatro años, con lealtad al interés general, con ambición para alcanzar los retos pendientes y señorío en el ejercicio de la Presidencia.

Ya demostraste en tu municipio natal, San Bartolomé que otra manera de hacer política es posible, y así lo han recompensado los vecinos con un apoyo histórico.

Los ocho consejeros que te acompañamos dejaremos lo mejor de nosotros por esta Institución y por quien hizo posible que después de casi una década vuelva a presidirla una mujer socialista.

Sólo me queda desearte y desearles, Presidenta, consejeros salud, suerte y que hagamos más felices a los 160.000 hijos de esta tierra.

En nombre del Partido Socialista Obrero Español, buen mandato a todos.