Disa Maneje

Perrera municipal de Arrecife o “campo de concentración”

 

Somos un grupo de amantes de los animales que hemos tenido que agruparnos en una plataforma “Plataforma contra el maltrato animal”, para intentar que nuestras peticiones en relación a los animales de la perrera sean escuchadas y se den soluciones a la vida de sufrimiento de las mascotas que allí se encuentran.

 

En la perrera de Arrecife hay perros que llevan años viviendo en jaulas frías y durmiendo en el suelo, sin más calor que el que les dan un grupo de voluntarias que regularmente van a visitarlos.

La atención veterinaria prácticamente es nula, dado que el veterinario municipal ha estado de baja médica durante bastante tiempo, y no ha habido otro profesional en su lugar que velara por el bienestar de estos indefensos animales.

Los perros tienen un nivel altísimo de estrés debido a la falta de paseos y de socialización, ya que lo único que hacen es caminar dando vueltas dentro de sus habitáculos (de los cuales nunca salen) y cualquier veterinario que se precie sabe lo que eso significa.

No existen informes del carácter de los perros o porqué se encuentran recluidos en ese centro.

Hemos pedido en infinidad de ocasiones que nos dejen pasearlos, aunque sea en el patio interior de las instalaciones, esto mejoraría su carácter, socializarían con otros perros y personas, al tiempo que permitiría su visualización y posibilitarán las adopciones.

Esta anómala situación y nuestras propuestas se pusieron en conocimiento de los responsables tanto técnicos como políticos del ayuntamiento de Arrecife sin que

hayamos tenido respuesta, se han entregado miles de firmas que apoyan nuestras demandas e incluso se han presentado denuncias ante la Fiscalía ya que podemos asegurar que en algunas cuestiones no se cumple con la ley de protección animal de Canarias.

Una de las excusas que se nos han dado para no autorizar estos contactos del voluntariado con los animales es la falta de un seguro de responsabilidad civil que pueda cubrir los posibles accidentes que se produjeran.

Para salvar este obstáculo, cada voluntario/a se encargaría de pagar su propio seguro de manera que el Ayuntamiento estaría exento de cualquier tipo de responsabilidad.

La solución para la adopción para los perros incautados se mantiene "sine die" dado que se incumplen las condiciones establecidas por la propia ley.

Hasta ahora la sensación que nos transmiten es la de que están dando largas al asunto y los problemas siguen sin solucionarse.

Mientras esto ocurre esos animales se están dejando morir de tristeza.

Pedimos que nos dejen atenderlos y asearlos, que en la página web del ayuntamiento haya un espacio donde se visualice la labor que se realiza al tiempo que facilite su adopción.

Miembros de este colectivo han solicitado la adopción de algunos animales, adopciones que se pondrían haber resuelto y si no se hace no es por problemas legales sino por falta de voluntad.

Solicitamos que se establezca un horario amplio de visitas y sea respetado para que el voluntariado pueda realizar su labor de una manera organizada.

No estamos pidiendo imposibles, municipios como Tinajo y Haría ya lo hacen, lo que nos lleva a pensar que esta cuestión solo requiere de la necesaria voluntad política de quienes tienen la responsabilidad.

No vamos a permitir que esta situación se mantenga.

Desde el respeto a las instituciones, a las leyes y sobre todo a esos seres que nos lo dan todo a cambio de nada, necesitamos un giro de 180° para revertir una situación que nos descalifica como seres civilizados.