Disa Maneje

El Cabildo de Lanzarote imparte formación sobre prevención del acoso escolar a unos más de mil jóvenes de primero de la ESO de la isla

 

  • A través del programa 'Amalgama', la primera Institución insular dota a la población joven de herramientas esenciales para que puedan resolver, de manera pacífica, los posibles conflictos que se pudieran originar, tanto en las aulas como fuera de ellas

 

Lanzarote, 7 de junio de 2019

Más de mil jóvenes han recibido durante el presente curso escolar formación sobre valores y prevención del acoso escolar en el ámbito educativo, a través del programa ‘Amalgama’, desarrollado por el Cabildo de Lanzarote, a través del Servicio de Juventud que dirige el consejero en funciones Óscar Pérez.

Este programa de juventud, basado en dos sesiones formativas impartidas por los técnicos de Juventud del Cabildo, con el apoyo de un gabinete pedagógico, en los propios centros de secundaria de la isla, ha llegado estos días a su fin. Durante este curso escolar, alumnado de primero de la ESO ha tenido la oportunidad de conocer las herramientas existentes para prevenir el acoso escolar o bullyng, una problemática que en la actualidad afecta, de manera muy negativa, a los jóvenes y que está aumentando de manera alarmante, como se dio a conocer en pasados días, durante la presentación de un estudio desarrollado en una veintena de centros escolares del proyecto Teatro Foro ‘Bullying 1, 2, 3 Acción’, impulsado por el Área de Educación del Cabildo de Lanzarote en colaboración con la Obra Social ‘La Caixa’ y la Asociación cultural y artística Actúa 7.

Precisamente para dotar a la población joven de estos conocimientos y de nociones preventivas, se ha implementado el contenido del programa'Amalgama' en las aulas de secundaria, desarrollándolo en varias sesiones lectivas con la finalidad de que ese tipo de situaciones se afronten de la manera más asertiva posible.

El consejero en funciones de Juventud del Cabildo de Lanzarote, Óscar Pérez, explicó que “es importante seguir trabajando de la mano de la comunidad educativa en esta problemática, dotando a los chicos y chicas de herramientas esenciales para que puedan resolver, de manera pacífica, los posibles conflictos que se pudieran originar, tanto en las aulas como fuera de ellas”.

A través del programa de juventud, apuntó Pérez, “pretendemos dotarles, en este sentido, de habilidades personales y sociales para que el alumnado tenga referentes internos de conducta, y que sepan -por tanto- razonar, dentro de su propio nivel y de un modo individual, el porqué de ciertas conductas qué tipo de valores son los que sustentan y acompañan conductas más saludables”.

En el desarrollo de este programa, han prevalecido las dinámicas que generan aprendizaje de una manera didáctica y participativa, con una parte teórica, con cuestionarios de conocimientos previos sobre sus propias vivencias, y otra más práctica con exposición de destrezas sociales, dinámicas de grupo y visionado de vídeos, asi como presentación de las diferentes herramientas para solucionar los conflictos. También se han dado a conocer técnicas de relajación, como ayuda para afrontar determinadas situaciones.