Disa Maneje

La ultraderecha en Canarias ficha a la mujer del Coronel de la Comandancia de la Guardia Civil en Las Palmas, Ricardo Arranz y la mujer del Juez Alba

Fuente. Eldiario.es.
Domingo 10 de Febrero

 

Podrían formar parte de la gestora tras la crisis generada por dos de sus miembros. Serían las encargadas de buscar los votos en las islas de Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote.

El partido de ultraderecha Vox quedó descabezado porque el coordinador provincial del partido respondió en WhatsApp a un Policía Nacional que lo denunció: "Igual dentro de cinco años soy ministro del Interior"

 
El partido también ha exigido la dimisión del presidente provincial del partido, tras conocer que había sido condenado por un delito contra la Hacienda Pública.

 
La formación política ha anunciado la disolución del Comité Ejecutivo Provincial y el inicio de los trámites para constituir una gestora.

En esa gestora podrían estar con mando en plaza, la mujer del polémico Coronel de la Guardia Civil María Dolores Bardera, Licenciada en Filología. Este oficial está al mando del Instituto Armado en la provincia desde 2013, Arranz ha recibido fuertes críticas de las asociaciones de guardias civiles y pasa por ser un mando de mano dura y algunas ligerezas políticas. Recuerden entre otros que algunos de sus argumentos para abrir expediente muy grave a la Sargento del Seprona en Lanzarote fue relacionarla con partidos animalistas muy alejados de la ideología de la ultraderecha que representa a VOX.

Al igual que el juez Alba, Arranz tiene próximo su pase a la reserva; otro tipo de reserva, ciertamente, producto de la obligada jubilación. Y a no ser que lo nombren general, su situación laboral pasará pronto a ser la de disponible forzoso.

La segunda persona que podría tomar fuerza en el partido tras la crisis es  Teresa Lorenzo, la esposa del  magistrado Alba quien, como todo el mundo sabe, se encuentra en estos momentos en situación de suspenso a la espera de que se celebre el juicio por el que ha de responder por cinco delitos. Por ellos el fiscal le pide 10 años de prisión y 29 de inhabilitación.